Ecolochistas en Acción reclama más vichilancia y control d’as fuents radioactivas

Hué se cumplen 25 anyos de l'accident radiolochico de Goiânia, en Brasil, que deixó amán d'un milar d'afectaus. En o cabo d'anyo d'o pior siniestro radiolochico de Suramérica y un d'os mas grieus d'a historia, Ecolochistas en Acción reclama ficacio y compensacions t'os damnificaus y exiche que s'intensifiquen a vichilancia y os protocolos de control de fuents radioactivas.

L’accident se produció quan un grupo de buscadors de chatarra dentroron en un hespital abandonau d’a ciudat brasilenya de Goiânia. Troboron un aparato, qualo emplego desconoixeban, que desmontoron t’o suyo reciclache. L’instrumento resultó estar una fuent de Cesio-137, feita servir t’a radioterapia d’anfermos, con una actividat extraordinariament alta (1.375 Curios).

Quan os chatarrers ubrioron a capsula d’ixa fuent, o polvo radioactivo s’espardió por Goiânia. A las pocas horas se rechistroron os primers sintomas, con gomecos y diarreras d’os afectaus, y as primeras dos muertes, d’un d’os chatarrers y a suya sobrina.

As zifras d’a Comisión Nacional d’a Enerchía Nuclear brasilenya dicen que i habió unas 112.000 personas exposadas a la radiactividat, con 129 contaminadas y quatro muertos a os pocos días. Atras fuents calculan que s’han produciu un total de 66 muertes por os efectos d’as radiacions y que i hai un total de 988 victimas afectadas por malotías derivadas d’a radiación, como hipertensión, osteoporosis, dolencias en as articulacions y immunodeficiencia.

D’o milar de damnificaus, 164 personas estioron dreitament afectaus y a resta son profesionals y voluntarios que colabororon en a descontaminación y en o tractamiento d’os afectaus. A istas zagueras no se les guarenció ficacio medico adequau. Y dende fa anyo y meyo garra d’os supervivients reciben tractamiento. De totz os afectaus, solo que a metat recibe bella compensación economica.

L’accident de Goiânia amostró o risgo d’a proliferación de fuents radioactivas de diferent uso, como subraya Ecolochistas en Acción. Encara que sían encapsuladas, pueden rechistrar-se fugas de substancias, bien por desistimiento y desconoxedura, como en o caso de Goiania, u por accident, como en o caso d’a fuent fundida en a factoría d’Acerinox en Os Vicos (Cádiz) en 1998.

Por ixo, Ecolochistas en Acción considera imprescindible una cultura empresarial y medica que minimice l’emplego de fuents radioactivas tanto en a industria como en a medicina. Habrían de establir-se controls aduaners y sistemas de certificación d’a procedencia d’a chatarra que se procesa en acerías. Tamién habría d’estar obligatorio en todas as fundicions o protocolo t’a detección de chatarra enchegau por o Consello de Seguranza Nuclear, que hue ye voluntario nomás.

Iste grafico resume a dosis recibida por os 46 afectaus que presentoron más contaminación. (Fuent: Wikipedia)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Connect with Facebook

Arredol s'alza o dreito de moderar os comentarios que no rispeten os dreitos y libertatz fundamentals. Arredol no ye risponsable, en garra caso, d'as opinions feitas en os comentarios por os lectors.