O feminismo reactiva a luita contra l’extractivismo en America Latina

As mullers encabezan as luitas en esfensa d'a Tierra d'o sieglo XXI

 

 

Marcha de mullers amazonicas en Ecuador (Foto: Miriam Gartor)

Marcha de mullers amazonicas en Ecuador (Foto: Miriam Gartor)

De sud ta norte as venas d’América Latina continan sangrando. Prochectos extractivistas miners, hidrocarburíferos u agroindustrials se multiplican por toda a cheografía latinoamericana d’a man d’interpresas trasnacionals a las quals s’han iu sumando, en os zaguers anyos, companyías estatals. Porque si i hai bella cosa en o que coinciden gubiernos neoliberals y progresistas d’a rechión, ye en a consolidación d’un modelo neo-desarrollista con base extractivista. L’atra cara d’este proceso d’extracción y exportación de materias primas a gran escala, s’asienta en a desposesión accelerada d’o territorio y d’os dreitos d’as poblacions afectadas.

A penar de que as mullers han estau presents en as resistencias socio-ambientals contra os prochectos extractivos, as suyos luitas no siempre han estau visibilizadas. Manimenos, en os zaguers decenios, a masiva presencia de mullers y o suyo rol protagonico en a esfensa d’o territorio ha cobrau visibilidat en a medida que s’ha iu profundizando o proceso de despoixo.

As suyas voces, que parten d’a pluralidat d’enfoques y posicionamientos, revelan o impacto que as actividatz extractivas producen en as relacions de chenero y en a vida d’as mullers. Belunas se situgan en os feminismos populars y comunitarios, atras parten dende os ecofeminismos, y muitas no se reconoixen como feministas de forma explicita. Pero todas ellas, dende a suya diversidat, comparten l’horizont d’una luita post-extractivista, descolonizadora y antipatriarcal, y s’empoderan en o marco d’as resistencias. O suyo prencipal aporte: quitar a la luz os estreitos vinclos entre extractivismo y patriarcau.

 

Tracta de mullers y ninas

Os bloques petrolers en l’Amazonía ecuatoriana, a explotación minera de Cajamarca en Perú u a ruta d’a soya en Argentina comparten una realidat comuna. En totz istes puestos, afectaus por as actividatz extractivas, a masiva plegada de treballadors ha provocau a puyada d’o mercau sexual. O alcohol, a violencia, y a tracta de mullers y ninas con fins d’explotación sexual s’estableixen en a cotidianidat d’os lugars como expresión d’una fuerte violencia masclista. Un informe realizau en o marco d’a Trobada Latinoamericana Muller y Minería que se celebró en Bogotá en octubre de 2011, sinyala que „amaneixen situacions criticas que afectan dreitament a las mullers, tals como a servidumbre, tracta de personas, migración de mullers ta amprar servicios sexuals(…) y a estichmatización d’as mullers que exercen a prostitución“.

D’atra man, o modelo extractivista implica a militarización d’os territorios, y as mullers s’enfrentan a formas especificas de violencia a causa d’a suya condición de chenero. Isto incluye, en numerosas ocasions, agresions fisicas y sexuals por parte d’as fuerzas de seguranza publicas y privadas.

Dende ista perspectiva, tanto a tierra como o cuerpo d’a muller son concebius como territorios sacrificables. A partir d’ixe paralelismo, os movimientos feministas contra os prochectos extractivos han construiu un nuevo imachinario politico y de luita que se centra en o cuerpo d’as mullers como primer territorio a esfender. A recuperación d’o territorio-cuerpo como un primer trango indisociable d’a esfensa d’o territorio-tierra. Una reinterpretación en a qual o concepto de sobiranía y autodeterminación d’os territorios s’enampla y se vincula con os cuerpos d’as mullers.

Son as mullers Xinkas en resistencia contra a minería en a montanya de Xalapán (Guatemala) qui, dende o feminismo comunitario, construyen iste concepto. Planteyan que esfender un territorio-tierra contra a explotación sin tener en cuenta os cuerpos d’as mullers que son estando violentaus ye una incoherencia. „A violencia sexual ye inadmisible dentro d’iste territorio porque alavez ta qué l’esfiendo?“, se preguntaba Lorena Cabnal, integrant de l’Asociación de Mullers Indichenas de Santa María de Xalapán – Jalapa.

 

As mullers somos una economía en resistencia“

A penetración d’industrias extractivas en os territorios desplaza y desarticula as economías locals. Talla con as formas previas de reproducción social d’a vida, que quedan reorientadas en función d’a presencia central d’a interpresa. Este proceso instala en as comunidatz una economía productiva altament masclinizada, accentuando a división sexual d’o treballo. A resta d’economías no hechemonicas a economía popular, de cudiaus, etc.-, que dica ixe inte han puesto tener cierto peso en as relacions comunitarias, pasan a estar marguinals.

En un contexto an os rols tradicionals de chenero son fundament arraigaus y an o sostenimiento d’a vida queda subordinau a las dinamicas d’acumulación de l’actividat extractiva, os impactos socio-ambientals como a contaminación de fuents d’augua u l’aumento de malotías puyan notablement a carga de treballo domestico y de cudiaus diario que fan as mullers.

I hai milars d’experiencias productivas y economicas dende as mullers que a partir de hue las reconoixemos y las nombramos como economías en resistencia“. A traviés d’ista ideya, adoptada de forma colectiva en a Trobada Rechional de Feminismos y Mullers Populars celebrau en Ecuador en chunio de 2013, as mullers planteyan unatra traza de fer economía. Una economía basada en a chestión d’os biens comuns que guarencia a reproducción cutiana d’a vida. Tal como asegura a sociologa y investigadora archentina Maristella Svampa, a presencia d’as mullers en las luitas socio-ambientals ha empentau un nuevo luengache de valoración d’os territorios basau en a economía d’o cudiau. Dezaga d’ixas luitas, por tanto, emerche un nuevo paradichma, una nueva lochica, una nueva racionalidat.

 

O extractivismo y a reconfiguración d’o patriarcau

A presencia d’hombres d’unatro puesto que ocupan as carreras, se meten a zorriar y fan a tana a las mullers, chenera que istas no puedan salir a fer-se un café porque as tractan como a putas“, contan as mullers en Cajamarca, una d’as rechions mas afectadas por as actividatz mineras en Perú.

En un contexto d’accelerada masclinización d’o espacio, o extractivismo rearticula as relacions de chenero y reforza os estereotipos de masclinidat hechemonica. En as zonas en as quals s’asientan as industrias extractivas se consolida l’imachinario binario basau en a figura de l’hombre proveedor an o masculín ye asociau a la dominación. En ista recategorización d’os esquemas patriarcals, o polo femenín queda ubicau en a ideya de muller dependient, obchecto de control y abuso sexual.

En definitiva, tal como sinyala un estudeo publicau por Acsur-Las Segovias, as aspiracions colectivas que rodean a las actividatz extractivas son fuertement influyidas por patrons masculins, por imachinarios masclinizaus. En iste sentiu, as experiencias feministas permiten uellar l’extractivismo como una etapa de reactualización d’o patriarcau. A investigadora y activista social mexicana Raquel Gutiérrez sostiene que „extractivismo y patriarcau tienen una liga simbiotica. No son lo mesmo, pero no puede ir l’un sin l’atro“.

 

Protagonistas d’a resistencia

Quan a interpresa Yanacocha adquirió o prochecto minero Conga en 2001, nunca no prexinó que una sola muller metería en risgo as suyas aspiracions. Maxima Acuña s’enfrontina con firmeza a un d’os chigants d’a minería. Se niega a entregar as suyas tierras, ubicadas frent a la Laguna Azul d’a rechión peruana de Cajamarca, a una interpresa que ha estau quantas veces denunciada por l’adquisición irregular de terrenos privaus. Dende l’anyo 2011 Maxima y a suya familia han estau victimas de violentas prebas de desaloixo por parte d’o personal d’a minera y d’a policía estatal. Dentre menazas, intimidacions y hostigamientos, resiste a un proceso chudicial plagau d’irregularidatz que a interpresa intermetió baixo o cargo d’usurpación de tierras.

En chunio de 2008 Gregoria Crisanta Pérez y atras siet mullers d’a comunidat d’Agel, en San Miguel Ixtahuacán, Guatemala, Guatemala, sabotioron o tendiu electrico interrumpindo o suministro d’a minera Montana Exploradora, subsidiaria d’a canadiense Goldcorp Inc. Entre quatro anyos recayó sobre ellas una orden de captura por sabotache d’o funcionamiento d’a mina. Finalment, en mayo de 2012, os cargos penals estioron devantaus y as mullers aconsiguioron recuperar parte d’as tierras de Gregoria, que yeran feitas servir de traza irregular por a interpresa.

As mullers d’o lugar de Sarayaku, en l’Amazonía ecuatoriana, encabezoron a resistencia contra a petrolera archentina Compañía General de Combustibles (*CGC), a la qual aconsiguioron expulsar d’as suyas tierras en l’anyo 2004. O Estau ecuatoriano i heba concesionau o 60% d’o suyo territorio a la interpresa, sin fer garra proceso d’información ni consulta previa. Estioron as mullers qui, dende o prencipio, prenioron a iniciativa. Quan l’exercito incursionó en o suyo territorio militarizando a zona en favor d’a petrolera, ellas les requisoron o suyo armamento. L’exercito querió negociar a devolución d’as armas de traza secreta. O lugar de Sarayaku, empentau por as mullers, convocó a toda a prensa de l’Ecuador ta quitar o caso a la luz publica. En l’anyo 2012, dimpués d’un decenio de litichios, a Comisión Interamericana de Dreitos Humans declaró a responsabilidat d’o Estau ecuatoriano en a violación d’os dreitos d’o lugar de Sarayaku.

Istes y atros casos ilustran o panorama anti-extractivista latinoamericán en o qual as mullers s’alzan como protagonistas d’a resistencia, incorporando nuevos mecanismos de luita y reivindicando o suyo propio espacio. En o suyo comunicau, as mullers amazonicas que en octubre de 2013 caminoron mientras mas de 200 km en contra d’a XI Ronda Petrolera en Ecuador, proclamaban: „Esfendemos o dreito d’as mullers a esfender a vida, os nuestros territorios, y a charrar con a nuestra propia voz“.

Fuent: http://www.lamarea.com/2014/02/17/ecuador-extractivismo-mujeres/

Una rispuesta a O feminismo reactiva a luita contra l’extractivismo en America Latina

  1. Pingback: O feminismo reactiva a luita contra l’extractivismo en America Latina | AraInfo | Achencia de Noticias d'Aragón

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Connect with Facebook

Arredol s'alza o dreito de moderar os comentarios que no rispeten os dreitos y libertatz fundamentals. Arredol no ye risponsable, en garra caso, d'as opinions feitas en os comentarios por os lectors.