O sulero esvarizoso

Piluca Escamilla

Una d’as mías amigas que ha esdeveniu mai fa no guaire, me contaba l’atro diya que dimpués de tornar t’o triballo dimpués d’o premiso por maternidat ha decidiu achiquir a chornada a quatro horas ta poder cudiar y desfrutar d’a suya nina. Ista mesacha, con estudeos superiors y quantos anyos triballando en una interpresa en condicions laborals y economicas muit por baixo d’a suya qualificación, me contó tamién que chusto antis de quedar embrazada o suyo chefe se pensó a posibilidat de puyar-la de ran pero que con a emprenyatura tot se fuo a o traste y le dioron o puesto a unatro.

Y mientres me lo iba contando adhibiba tot o rato: “Claro, ye lo normal, si yo estase chefe tamién lo fería”. Lo que fa duelo de tot iste relato no ye que o suyo chefe sacase d’o suyo tozuelo de traza immediata una puyada t’a mía amiga por a suya condición de mai (practica a la orden d’o día en iste país, por unatra parte). O que a yo me mete os pels como escarpias ye como una mesacha choven, intelichent y formada chustifica actuacions masclistas que li perchudican de raso a ella y de paso a tot o colectivo de mullers.

Aquí se dan dos fenomenos intimament enreligaus que convendría analisar. Por una parte, a lechitimación social d’un tracto discriminatorio ent’as mullers triballaderas en función d’as suyas condicions biolochicas y socials. A diya de huei nomás que nusatras podemos parir y o cudiau de fillos y dependients y os quefers d’o fogar continan recayindo mayoritariament sobre nusatras. Ista chustificación esdeviene en o ya famoso “tellau de cristal”: ixa buega inveyible pero muit muit eficaz que vieda la dentrada d’as mullers a puestos de relevancia y poder.

Y o segundo y mas important en ye: qué bi ha dezaga d’ixa chustificación?. Realment a mía amiga s’achiquió a chornada ta cudiar d’a suya nina u ta privar, de paso, posibles nuevas responsabilidatz en a interpresa? O feminismo ye estudeando iste fenomeno, por o que pareix muit común, y ya le ha dau un nombre: “o sulero esvarizoso”. Cients de mullers que, debant d’a posibilidat de creixer profesionalment s’espantan, se autoboicotean y meten qualsiquier sincusa ta refusar una puyada y seguir como en o ran que i son.

O patriarcau tiene unas armas tant poderosas que ha aconseguiu que nusatras mesmas faigamos nuestra ixa dubda que redola a qualsiquier muller en un puesto de poder; a sospeita siempre present de “quántas pollas habrá minchau ista ta poder plegar t’aquí”. Mos ha tornau inseguras, tremorosas, falsas. Y mientres que albandonamos a posibilidat de l’exito profesional, con una riseta en a boca, mos dicen, trunfants: Veyes como yes millor en casa?

Una rispuesta a O sulero esvarizoso

  1. charrando dende una postura no menos incierta de a que pueda estar o “suelo esbarizoso” cabría remerar un atra interpretación de o refuse de a muller enta as cherarquís de o mundo interpresarial, politico, etc… Sieglos de masclinización suponen una tradición de sieglos de masclismo.

    A las veces me viene gana de pensar que talment bi ha de muller que no refusan a responsabilidat, ni o compromiso con procheutos granizos… Si no que no quieren pas partecipar de cherarquías que continan estando culturalment masclistas y no se i creyen procheuctos atravesaus por os valors masclistas que destila a modernitat, o liberalismo economico, etc.

    Sin dembargo pocas interpretacións i caben cuan o refuse d’ixas estructuras de poder interpresarial, politico, etc, va acompañau de un replegue enta escenarios tradicionalment feminizaus. Ye especialment preocupant a tendencia, denunciada por Virgine Despentes en “king Kong Theory”. Despentes charra de un mundo profundament masclista dende una ambiesta cultural, que no ye parau encara ta mullers que son sigan “superwoman”… an muitas mullers fastiadas por a cherarquización masclista en as relación micropoliticas d’o triballo, a familia, amistatz… fan un “replegue estrtechico” enta a maternidat, escando un escenario de poder decisorio sobre a propia vida y o redol.

    Ye ixa una opción periglosa. A madre ye sagrada. Contina estanddo uno d’os fetiches intocables d’a realización d’a muller. Astí se achunta o imperio cultural d’a publicidat, ixe cutiano canto de sirenas, con as barrerreras cutianas que i troban as mullers que a las veces os hombres no podemos ni prexinar.

    Me creigo que se achuntan os dos movimentos: fuyida de as cherarquías masclistas, crida enta a tierra conoixida y replegue enta a maternidat.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Connect with Facebook

Arredol s'alza o dreito de moderar os comentarios que no rispeten os dreitos y libertatz fundamentals. Arredol no ye risponsable, en garra caso, d'as opinions feitas en os comentarios por os lectors.