Un alemán en casa mía

Jorge Asín

Fa uns días, se me ficó un alemán en casa. Me fació un susto de muerte. En primeras pensé en enrestir contra ell, pero yera un alemán gran como un mallo y yo soi chicorronet, asinas que repuyé la ideya.

Au d’aquí ascape– li ordiné, prebando d’imitar a voz de Constantino Romero quan dobla a Terminator ta atemorizar-lo mas.

Pero l’alemán, en cuentas de ir-se-ne, se me miró de fito en fito y, con l’acento que tienen, que prenuncian muito as “erres” y as “eses” me dició

Me ninvia Angela Merkel ta revisar os tuyos gastos. Que gastan muito y han de tener un alemán dencima ta que lis controle.

Y pasará por todas as casas d’o bloque? – li pregunté sosprendiu.

Nain. Yo tiengo a misión de cosirar-le solament a vusté. Soi o suyo alemán de cabecera – contestó mientres que ubriba a nevera y os almarios d’a cocina.

No sabeba qué fer, lis aseguro que yera una situación violentisma. De bote y boleyo, quitó un par de garrafas de l’armario d’abaixo.

Vusté tiene dos garrafas de cinco litros d’aceite. L’aceite d’oliva ye caro y vusté merca masiau pa os diners que cobra – me carranyó.

Le contesté que no, que l’aceite lo me traigo d’a cooperativa de Borxa y que asinas me sale mas barato. Se quedó callau un inte y mientres que seguiba uellandome con a mirada batalera, ubrió a nevera y sinyalando o dispensador de bieras, me dició que heba de’n mercar menos de biera. Que te diga un alemán que crompes menos bieras ye quasi una paradoixa. Ixo yera mas d’o que podeba endurar.

Sienta – prencipié a dicir-le-  no creigo que vusté sía quí ta dicir-me…

Quí bi’n ha en o salón? – me preguntó de bote y boleyo, interrumpindo-me

En o salón? Dengún

Y qué fa a luz encendida? Vusté gasta muito en luz – dició chilando, mientres correba ent’o salón y amortaba a luz – Con as suyas costumbres absurdas, van a fundir a economía d’a Unión Europea – me chilaba muit carranyau y tant amán d’a mía cara, que m’empapó de saliva chermana.

Dende alavez, le he obedeixiu en tot. Pero ya no puedo mas. Levo dos semanas sin poder baixar a la tabierna d’abaixo. He habiu de deixar de fumar y m’he perdiu seis conciertos a los quals quereba ir. Creigo que me voi a exiliar ta Grecia. Allí, a lo menos, no li fan tanto caso a Angela Merkel. Pero antes, feré un referéndum con yo mesmo. A veyer si le foi caso a l’alemán u no.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Connect with Facebook

Arredol s'alza o dreito de moderar os comentarios que no rispeten os dreitos y libertatz fundamentals. Arredol no ye risponsable, en garra caso, d'as opinions feitas en os comentarios por os lectors.